La confianza es la clave en la organización

Escrito por Economista• Centroamérica

CLAVE-ORGANIZACIONTop Companies explica como empezar a trabajar la confianza en la compañía. El buen líder es el que maneja esta misión y está consciente que para lograrla necesita trabajar en equipo.

 

El trabajo en equipo, es decir, la colaboración, es fundamental para que las estrategias sucedan no solamente en la alta dirección, sino que logren permear y que tengan un efecto cascada en la institución.

Hay una serie de tácticas para que “suceda” el trabajo en equipo y cada día son más las que salen al mercado de parte de las consultoras, desde las más viejas como ir a los rápidos y hacer equipos para obtener un ganador, otras como la construcción de un barco entre grupos interdisciplinarios y un largo etcétera, señala Top Companies.

Muchas funcionan pero no todas logran su fin y es que es sencillo. En ese momento, las personas se unen para un objetivo en común y su afán de ganar los hace sumar esfuerzos para obtener el resultado. Sin embargo, cuando todo vuelve a la normalidad y las personas regresan a sus oficinas, a sus puestos de trabajo, a su monotonía, todo vuelve a ser como antes: cotos de poder, grupos que no se hablan entre ellos, o bien, que lo hacen de manera cordial pero que no resuelven porque no colaboran.

“Hay algo que tienen en común cada individuo, relación, equipo, familia, organización, nación y civilización en todas partes del mundo; algo que, si desaparece, acaba con el gobierno más poderoso, la empresa con más éxito, el liderazgo más influyente, la amistad más sincera, el carácter más fuerte y el amor más profundo. En cambio, si se desarrolla y se aprovecha, ese algo encierra el potencial de generar un éxito y una prosperidad sin parangón en todos los ámbitos de la vida. Sin embargo, es la posibilidad menos comprendida, más descuidada y más subestimada de nuestro tiempo. Ese algo es la confianza”, reza el libro El Factor Confianza, de Stephen M.R. Covey.

Este es un elemento que las organizaciones creen que no se puede medir pero TOP Companies sí lo hace cuando revela a la dirección cuál es su porcentaje de aprobación en trabajo en equipo. Y lo miden no solamente en la cohesión que tiene un grupo o unidad de negocio sino cuál es el grado de “amalgamiento” que hay entre ese grupo y los otros.

El jefe debe dejar de pensar únicamente en términos de conseguir el número y debe convertirse en un líder que infunda confianza entre su equipo. ¿Cómo? Como lo hace en su vida diaria con su familia, con su pareja, o con sus hijos si es que los tiene. Ese gran esfuerzo por conquistar a la persona amada, con ganarse a alguien es el que debe imprimirle porque la confianza determina la calidad de las relaciones humanas, personales y profesionales. La confianza determina el éxito que puede alcanzarse en un proyecto, en la materialización de una visión. ¿Lo tiene así de claro el líder directo de su compañía?

Hoy en día, los grandes inversionistas saben que existen infinidad de líderes con buenas ideas… vaya, con ideas geniales. Sin embargo, le apostarán a los buenos equipos, a los que se tienen confianza porque saben que esos lograrán la meta aunque la idea tenga que transformarse en el camino.

Lo más maravilloso es que la confianza es en ambas vías: va del líder al equipo y del equipo al líder. Si una de las dos está quebrantada y no es del todo sólida difícilmente sucederán las demás cosas como obtención de resultados, colaboración, comunicación, toma de decisiones, rectificación de las mismas, nuevos proyectos, empoderamiento, plan de sucesión y muchos otros de los factores que analiza TOP Companies en su metodología. •